¿Qué hacer cuando los hijos crecen?

El proceso de crecimiento de todo ser humano es un proceso indetenible, no lo podemos evitar. Toda persona que nace en este mundo tiene que crecer y tiene que pasar por cada una de las etapas del desarrollo.

Todos los que ahora somos adultos, todos en alguna ocasión de nuestra vida tuvimos que ser bebés, luego tuvimos que ser niños y después jóvenes. Cuando fuimos bebés seguramente llorábamos, nos chupábamos el dedo y nos encantaba que mamá nos cargara en brazos, pero al llegar la niñez, seguramente que a la mayoría de nosotros nos gusto jugar y hacer travesuras, desarmar los juguetes para descubrir como era que funcionaban  y seguramente también hacíamos berrinches para hacer que papá y mamá nos dieran lo que queríamos y cuando fue el momento de entrar a la adolescencia, esa etapa que muchos le tienen miedo, yo estoy seguro que casi todos nosotros pusimos nerviosos y preocupados a nuestros padres con nuestras rebeldías, con nuestras ideas locas o con el tipo de amistades que teníamos pero todas estas cosas fueron necesarias y fueron parte del proceso que nos llevo a ser las personas maduras que ahora somos.

Ahora bien así como a nuestros padres no les quedo otra alternativa más que vernos crecer e irse amoldando a las exigencias de cada una de las etapas de nuestro desarrollo hoy somos nosotros. A nosotros nos toca seguir el mismo camino de ellos con la única diferencia que ellos probablemente no tuvieron la oportunidad de leer un buen libro o escuchar una buena charla que les diera pautas sobre cómo enfrentar estos cambios de sus hijos en forma positiva. Usted en cambio hoy tiene la valiosa oportunidad de conocer algunos lineamientos básicos que le van a permitir manejar de una mejor manera la problemática que se presenta en su hogar cuando los hijos dejan la etapa de la niñez y se convierten en adolescentes.

Ahora que hemos analizado la realidad de los jóvenes, de nuestros hijos adolescentes con sus altos y con sus bajos ahora nos toca saber qué es lo que nosotros como padres de familia debemos hacer para ayudarlos a atravesar este puente, para ayudarlos a pasar  esta etapa convulsiva de una manera exitosa o de otra manera ahora vamos a ver  cómo podemos lograr que nuestra labor de orientación sea más efectiva. Vamos a ver seis recomendaciones acerca de cómo debemos orientar a nuestros hijos cuando han crecido.

1. DEJE A UN LADO LAS ACTITUDES AUTORITARIAS Y PATERNALISTAS Y GANESE LA CONFIANZA DESUS HIJOS CONVIRTIÉNDOSE USTED EN SU MEJOR AMIGO, EN SU MEJOR AMIGA.

Es importante que usted deje a un lado todas esas actitudes prepotentes, esas actitudes de imponerse a ellos, esas   actitudes paternalistas sobreprotectoras de quererle resolver todo, es necesario de que usted se convierta en su amigo, su amiga que usted le gane la confianza, le demuestre que él puede confiar en usted en todo sentido, sus hijos están necesitando amigos por eso muchas veces se enredan en grupos negativos y se enredan en relaciones que son enfermizas, en relaciones que les perjudican, pero porque en la casa no tienen con quien platicar, porque en la casa no tienen a quien hablarles, quien les entienda. Por eso yo le recomiendo que usted sea receptivo, receptiva para que pueda captar aun aquellos mensajes que no se quieren decir. Yo le recomiendo que usted dialogue con sus hijos, pero cuando dialogue, cuando usted converse con ellos, hable sobre los temas que a ellos más les interesa. No dialogue solo para sermonearlos, solo para regañarlos; le recomiendo que usted les dedique tiempo. De preferencia dedíquele tiempo a cada uno por separado, llévelo a cenar, llévelo al parque, salga con él, salga con ella, comparta tiempo con cada uno de sus hijos y vera como así usted podrá conocerlos mejor y ayudarles más. Le recomiendo que no divulgue los secretos que sus hijos le cuentan porque con eso, usted va a matar la confianza que ellos hayan depositado en usted. Además le aconsejo que no pretenda usted ser amigo, solo para ver que verdad le saca. Hay padres de familia que les dicen: “hijo confía en mí, yo soy tu amiga, confíame que te pasa” y luego cuando la hija o el hijo le cuentan los problemas que están teniendo, o sus conflictos o sus cosas, después viene  la mamá o el papá y lo que hacen es regañarlos y castigarlos por lo que acaban de decir. Le aseguro que después de esa vez no le volverán a contar nada más.

2. En segundo lugar, también es importante que usted ayude a elevar la autoestima de sus hijos. Mire sus hijos tienen una autoestima al igual que usted la tiene; así como a usted le gusta que le valoren, que le feliciten, que le digan qué bonita te ves, que rica te quedo la comida, etc, etc., también a sus hijos les gusta que los valoremos.

La autoestima del joven es muy vulnerable, ellos necesitan ser reforzados constantemente, ya que con facilidad se les daña y un muchacho con la autoestima baja, puede ser atrapado, puede ser presa fácilmente de grupos nocivos, puede ser atrapado de vicios o puede ser atrapado de relaciones amorosas negativas, aunque usted no lo crea ese muchacho que anda metido en drogas al principio no era que quisiera andar en drogas pero seguramente no se sentía comprendido por nadie y se sentía solo, sola y la única forma de escapar fue unirse con esos amigos drogadictos. De veras ese muchacho, esa muchacha que anda ahí con un joven enamorándose, ese muchacho que anda con esa novia  y usted le dice y porque lo haces si esa persona no te conviene. Pero a lo mejor esta muchacha ha encontrado a alguien que la escucha, alguien que le dice cosas bonitas, porque en la casa nadie le dice nada. Yo le recomiendo a usted que observe a su hijo, a su hija, detenidamente y haga una lista de sus cualidades y sus destrezas y de sus habilidades sobresalientes. Refuércele esos potenciales, esas habilidades que  ha visto en ella, refuércelos y hágaselos notar de todas las maneras posibles; estimúlelos, prémielos. Haga una actividad en la que usted  presente a su hijo como el que sabe cantar. Haga una actividad en la que usted presente la fotografía de sus hijos siendo los mejores deportistas. En fin haga cualquier cosa que le permita notar y reforzar las cualidades de sus hijos. También le recomiendo que haga sentir a su hijo(a) que es importante para usted, que él note que usted se siente orgulloso, orgullosa de él, que ella note que usted se siente satisfecha de que ella es su hija, así mismo le recomiendo que haga notar cualquier cambio positivo que usted observe en el o en ella por insignificante que parezca. Si usted ha observado algún cambio positivo, si usted ha observado algún cambio en su comportamiento, en su conducta, si usted ha observado algún cambio en su manera de vestirse o en su manera de hablar, un cambio positivo por pequeño que parezca reconózcalo, felicítelo, dígale hijo te felicito por tu comportamiento, también es importante que usted le haga saber que usted lo quiere. Es importante que usted le diga: hijo(a): tu eres especial para mí y no importa que vayas mal en clase, no importa que te estés portando mal, yo te quiero mucho, te quiero porque eres especial, te quiero porque eres mi hijo, te quiero porque eres mi hija, ayude a sus hijos a valorarse, ayude a sus hijos a auto aceptarse, muchos muchachos y muchachas viven deprimidos, desanimados, porque se sienten feos, porque se sienten gordos, porque se sienten flacos, se sienten morenos o blancos, viven frustrados de la vida porque no son los más inteligentes en clases y ustedes tienen que enseñarles a aceptarse, que ellos no valen porque sean blancos o negros, no porque sean altos o bajos, no porque sean gordos o flacos, no porque sean bonitos o feos, valen por lo que son como personas, como seres humanos, todos los seres humanos tenemos algo valioso y ellos deben descubrir esas virtudes, esas fortalezas pero usted debe ayudarles a que se acepten tal como son, no importa como sean ellos son valiosos, ellos son importantes ante que nada porque son hijos de Dios.

3. En tercer lugar Fomente en sus hijos buenos valores morales y espirituales y sobre todo incúlqueles el temor de Dios.

No deje de fomentar esos valores en sus hijos, si usted lo hizo de niño pues sígalo haciendo, esos valores morales y espirituales son necesarios en ellos ahora más que nunca, los muchachos y muchachas que andan metidos en  delincuencia, en pandillas, en drogas. Muchas veces lo hacen porque no hay principios espirituales que les digan que no deben hacer o que deben hacer.

Es en esta edad cuando los muchachos y muchachas comienzan a cuestionarlo todo; seguramente sus hijos le estarán preguntando a usted y porque tengo que creer en Dios, porque tengo que hacer esto o lo otro, no se preocupe es parte de la edad, ellos están en la edad de ponerlo a prueba todo, todo lo que usted les ha enseñado desde niños, ellos lo están probando para ver si es cierto, que funciona y nosotros no tenemos, no debemos esperara que ellos tengan nuestras mismas convicciones, ellos están en un proceso de reafirmar su propia personalidad, ellos están en un proceso de reafirmar su manera particular de sentir y de pensar.

Lo que nosotros debemos hacer es buscar formas sutiles de reforzar todos esos valores que antes les habíamos enseñado porque yo digo formas sutiles porque si usted lo hace de manera impositiva lo único que va a lograr es resistencia en ellos; invítelos a formar parte de grupos de servicios como los boy scout y grupos dela Cruz Roao algún grupo de servicio en la comunidad, trate de que sus hijos se involucren en algún grupo juvenil dela Iglesia, ponga a su alcance libros, videos interesantes, que contribuyen a su superación personal. No le digo que se los de para que se los lea; le digo póngaselos a su alcance porque si usted le dice, lee este libro o mira este video, puede que no lo hagan.

Además propicie oportunidades en las cuales él o ella se puedan  relacionar con jóvenes o con personas adultas que puedan ser una buena influencia para ellos, así mismo mantenga la costumbre de reunirse con su familia al menos una vez por semana, para orar y para reflexionar sobre una lectura bíblica y sobre todo, practique usted misma, usted mismo los valores espirituales que usted le ha inculcado a sus hijos, porque la mejor forma de orientar y enseñar es a través del ejemplo.

4. Bríndeles una educación sexual adecuada.

Aquí entramos a un tema más espinoso todavía, la sexualidad llena de tantos tabúes y de tantos prejuicios, cuantos padres de familia evaden precisamente hablar de sexo con sus hijos. Cuantos padres o madres de familia prefieren que lo haga la maestra, prefieren que lo vean en televisión o que lo lean algún libro, pero no toman ellos la responsabilidad de darles esa orientación sexual que necesitan.

Es necesario que nos quitemos todos esos prejuicios absurdos y que tratemos el tema de la sexualidad abiertamente con ellos si no lo hace usted, otros lo harán por usted y lo más probable es que no lo hagan de la mejor manera. Por eso hermano, hermana no se enoje, ni regañe a sus hijos por hacer preguntas o comentarios de tipo sexual, no se escandalice si le encuentra alguna revista pornográfica o si le encuentra la foto de un desnudo por ahí. Mejor busque la forma de dialogar con él o con ella sobre el tema; no castigue, ni reproche a su hijo si lo encuentra masturbándose, al contrario descubra que lo llevo a hacerlo y oriéntelo, no lo incite a visitar prostíbulos, ni les facilite revistas pornográficas, ni por lo menos no ponga a su alcance píldoras o preservativos, pensando que con eso les está educando sexualmente. Mejor enséñeles a valorar su sexualidad como un don de Dios y a manejarla con responsabilidad. Incúlqueles el respeto al sexo opuesto y deles la orientación  pertinente en cuanto al  noviazgo y especialmente procure ser usted un buen modelo de esposo, una buena modelo de esposa, ya que según como usted sea como pareja, así será su hijo, su hija con su pareja cuando el se case o cuando ella se case.

5. Interésese más en la vida de sus hijos pero sin convertirse en espías.

Procure interesarse más en la vida de sus hijos pero no se convierta en detective, en espía, no lo fiscalice, es bueno estar pendiente  de lo que nuestros hijos hacen, es bueno conocer qué clase de amigos tienen nuestros hijos, es bueno saber qué clase de música escuchan nuestros hijos, pero por favor sea inteligente, sea astuto, procure que ellos no se sientan fiscalizados, procure que ellos no sientan que usted está muy encima de ellos por eso tenemos que ser muy sutiles y tenemos que poner en juego toda nuestra astucia para hacerlo.

Por ejemplo póngase alerta si usted ve que su hijo, su hija cambia de hábitos en forma repentina. Que de repente ya no viste como lo estaba haciendo, si de repente está llegando más tarde de lo que siempre ha llegado o se está yendo más temprano de lo que acostumbraba irse. Si de repente usted lo ve caminar distinto o de cortarse el pelo de una manera diferente de cómo lo acostumbraba, hablar de otra manera, en fin si usted observa cambios en su manera de ser en sus hábitos, póngase alerta porque algo puede estar pasando.

Procure también hacerse amigo, amiga de los amigos de sus hijos, es la forma mejor de conocer con quien anda. Invite a los amigos a su casa a cenar , o almorzar, invíteles a algún paseo con la familia y así de esa manera usted podrá saber qué clase de amigos tienen sus hijos, y a lo mejor incluso usted puede hasta orientar a esos otros muchachos que tal vez anden por ahí un poco desviados.

Sea también muy receptivo, muy receptiva al conversar con sus hijos, trate de captar los mensajes, trate de observar hasta el pequeño detalle.

Si usted encuentra alguna carta o algún diario personal de su hijo o de su hija dele una ojeada rápida pero déjelo tal como lo encontró. No permita que sus hijos tengan sospechas de que usted le anda leyendo sus cartas porque eso le va a crear problemas y si usted leyó algo comprometedor no vaya y dígale mira lo que encontré en tu periódico o en tu diario personal, mira lo que decía esa carta que te han mandado. A saber con quién andas; usted sea inteligente, busque la forma de sacar la verdad, busque la forma de tratar de ayudarlo pero sin que él o ella noten de que usted le anda fiscalizando sus cosas.

También les recomiendo que asistan a los eventos que tengan que ver con sus hijos, que  asistan a esos eventos, o  ya sea un evento deportivo, en la que su hija o su hijo va a jugar, en un evento artístico en la que su hijo(a) va a participar. Asista  las reuniones que se realizan en las escuelas para ser padres de familia. Asista a cualquier actividad en la cual usted está invitado o invitada a participar.

Y por último y sobretodo en los momentos de crisis , bríndeles el debido apoyo, va a llegar la crisis; alguna de tipo emocional, o alguna decepción amorosa, alguna crisis por mal resultado en la escuela, algún problema de droga, etc. en esos momentos es cuando más le necesitan sus hijos.

6. Establezca con claridad juntamente con sus hijos las reglas que deben regir la convivencia armoniosa en la familia.

Es importante que usted junto con sus hijos establezcan las reglas, las normas que deben regir la convivencia en el hogar, todos queremos vivir en un hogar armonioso, todos queremos vivir en un hogar feliz. Nadie creo yo quiere vivir en un infierno, pero la responsabilidad de hacer de ese hogar un paraíso es de todos, no solo de papá, no solo de mamá, también de los hijos, por eso también es necesario que nos reunamos con ellos, que hablemos con ellos y que nos comprometamos todos a cumplir esas reglas, es cierto que ellos tienen derecho a ser como son y es cierto que tienen derecho a tomar sus propias decisiones  y nosotros debemos respetarles esas decisiones pero también es cierto que mientras estén en el hogar y bajo nuestra tutela, ellos deben contribuir con sus comportamientos y con sus acciones a fin de mantener la armonía en el hogar.

Por eso les recomiendo a que se reúnan periódicamente con su familia y a que tomen acuerdos, acuerdos que deben ser respetados por cada uno de los miembros de esa familia no solamente por los hijos. Porque a veces nosotros tomamos acuerdos solo para que ellos los cumplan. Debemos tomar acuerdos que todos respetemos. Acuerdos en cuanto a la hora de llegada a la casa. Acuerdos en cuanto a cómo vamos a hacer a la hora de comer, quien va a lavar los platos o como vamos a hacer; si cada quien va a lavar los suyos. En fin acuerdos que tengan que ver con el funcionamiento del hogar o en otras palabras elaboremos en conjunto un manual de  funcionamiento, del hogar y comprometámonos a cada quien aquello que nos corresponda. Fíjese bien no digo un reglamento, por que los reglamentos en términos negativos, son en términos de prohibiciones, no hagas esto, no hagas lo otro, no vengas  aquí, no vayas allá. No, digo un manual.

¿Qué es un manual de funcionamiento?.

Es donde se establece que hay que hacer para que las cosas caminen mejor, que hay que hacer para que este hogar marche bien, que hay que hacer para que nadie se sature de trabajo, que hay que hacer para que las actividades del hogar sean compartidas, que hay que hacer para que mamá y papá no estén preocupados porque sus hijos no han llegado todavía, que hay que hacer en todo sentido para que el hogar este siempre en armonía.

Y eso lo debemos establecer en una reunión con los hijos poniendo ahí cada uno su sugerencia ¿qué debemos hacer?, ¿qué es lo que dice el hijo?, ¿qué es lo que dice la hija?, ¿qué es lo que dice papá y mamá?, ¿qué debemos a hacer cada uno para que esto funcione mejor?, y luego dejemos bien claro, las consecuencia que se sufrirán al no cumplir lo acordado. Debemos de establecer también ahí las consecuencias, no digo los castigos, si no consecuencias por decir algo, si se acordó que la hora de llegada de los muchachos iba a hacer a mas tardar a las diez de la noche y alguno de ellos no cumplió simplemente porque no le dio la gana cumplir pues entonces lo que usted va hacer es quitarle el derecho de llegar a las diez y tiene que llegar más temprano y otra consecuencia puede ser que él que no llegue a la hora establecida se queda fuera de la casa. Yo se que a veces suena duro pero tenemos que hacer que  ellos, que ya están grandes, se responsabilicen de sus actos y acepten las consecuencias al no cumplirlos y nosotros debemos ser firmes. Luego hagamos cada cierto tiempo reuniones para evaluarnos, para que cada quien se evalúe como ha cumplido y como ha dejado de cumplir y para determinar que ajuste son necesarios.

Bueno; yo se que con esto me he agotado el tema, les invito a que pongamos en prácticas estos lineamientos que hoy hemos recibidos les invito a que estimulemos a nuestros hijos, a que elevemos su autoestima, a que nos convirtamos en sus mejores amigos, a que les demos una adecuada educación sexual, a que inculquemos en ellos buenos principios morales y espirituales, a que nos interesemos más en su vida y sobre todo establezcamos reglas para mejorar la convivencia en el hogar y veremos como las cosas marchan mejor, pero sobre todo, pidámosle a nuestro Dios, que él nos de mucha sabiduría y capacidad de discernimiento para saber qué hacer en cada circunstancia que se nos presente.

Juan Gonzalo Avelar

(Psicólogo, conferencista y consejero familiar)

Leave a reply

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>